Febrero

el-camino-de-ernoa

el-camino

Le chemin d’Ernoa, Francia, 1921, 49 min.

D y Prod: Louis Delluc y René Coiffard. G: Louis Delluc. F en B/N: Emile Bousquet y Alphonse Gibory. Con: Ève Francis (Majesty), Albert Durec (Etchegor), Princesa Doudjam (Santa), Gaston Jacquet (Parnell), Léonid Walter (Irratz), J. B.Marichalar (Domingo). CP: Parisia Film.

El argumento de Le chemin d’Ernoa está ambientado en una aldea ubicada en los alrededores de Ascain, un pequeño pueblo de la frontera francesa con Navarra, en donde viven Etchegor, su novia y el contrabandista Irratz. Cuando el matrimonio de fugitivos norteamericanos Parnell y Majesty llegan a la aldea y son guarecidos por Etchegor, surgen diversas intrigas entre los personajes. Dirigido en conjunto con René Coiffard, este clásico silente de la cinematografía francesa, realizado en el País Vasco, es la primera película de Louis Delluc en parte realizada fuera de los estudios cinematográficos, una decisión que el director tomó con el fin de lograr una puesta en escena naturalista y luminosa.

 

fiebre

fiebre

Fièvre, Francia, 1921, 43 min.

D, G, E y Prod: Louis Delluc. F en B/N: Alphonse Gibory y Georges Lucas. Con: Ève Francis (Sarah Topinelli), Edmond Van Daële (Militis), Gaston Modot (Topinelli), Elena Sagrary (mujer oriental), George Footit (hombre con sombrero), Yvonne Aurel (mujer con la pipa), Andrew Brunelle (el pequeño funcionario). CP: Alhambra Film, Films artistiques Jupiter.

Un grupo de marineros entra escandalosamente a un bar en Marsella, Francia. Uno de ellos se vincula con una mujer oriental, pero su antiguo amor por la hija del patrón del lugar hará que en el lugar se suscite una pelea con consecuencias fatales. El cuarto trabajo fílmico de Louis Delluc tuvo problemas con la censura debido al sórdido retrato que hace de un bar de marinos en Francia; sin embargo, esta ácida postal en la cual el realizador hace una crítica a la sociedad francesa de su tiempo, se considera una gran influencia para el posterior realismo poético francés, movimiento cinematográfico que aglomeró trabajos de directores como Jean Renoir, Marcel Carné y Julien Duvivier.

 

la-mujer-de-ninguna-parte

la-mujer

La femme de nulle part, Francia, 1922, 61 min.

 D, G y E: Louis Delluc. F en C: Alphonse Gibory y Georges Lucas. M: Jean Wiener. Con: Éve Francis (la desconocida), Gine Avril (la joven), Roger Karl (el marido), André Daven (el joven), Noémi Scize (la enfermera), Denise (el niño), Edmonde Guy (el bailarín), Jean Wiener (el pianista). CP: Société des Films Cosmograph. Prod: Félix Juven.

Una mujer desconocida que abandonó 30 años atrás su vida burguesa para seguir a su amante, regresa a la suntuosa villa de su familia y evoca un pasado feliz que ya le es imposible reanudar. Ahí, se encuentra con una joven quien ahora vive en la mansión con su marido e hijo y proyecta fugarse con un hombre, como lo hizo ella en el pasado. Obra maestra del cine impresionista de Louis Delluc e inspiración para directores como François Truffaut y Alain Resnais, este drama psicológico, filmado en escenarios naturales, experimenta con la relación entre el pasado y presente, la memoria, el sueño y la realidad.

 

la-inundacion

la-inundacion

L’inondation, Francia, 1923, 77 min.

 D y E: Louis Delluc. G: Louis Delluc, sobre una historia de André Corthis. F en B/N: Alphonse Gibory y Georges Lucas. Con: Ève Francis (Germaine), Edmond Van Daële (Broc), Philippe Hériat (Alban Perrin), Ginette Maddie (Margot), Claire Prélia (madre de Margot), Oscar Cornaz (Jean Faure). CP: Cinégraphic. Prod: Marcel L’Herbier.

La estabilidad de Alban, un rico joven vendedor, y su prometida Margot se ve alterada tras la llegada de Germaine, la hija de un viejo secretario del ayuntamiento. Conmocionada por Alban, Germaine comienza a delirar, mientras una inundación ataca una parte del pueblo. Cuando las aguas bajan, en el borde de un río aparece el cadáver de Margot. Inspirado por las producciones suecas dirigidas por Victor Sjöström y Mauritz Stiller, el último trabajo fílmico de Louis Delluc conjuntó el sentido poético y armónico de la naturaleza con un realismo más auténtico que el de sus filmes precedentes, en el cual no excluye la ternura de los personajes que se encuentran navegando por los decorados diseñados por el director brasileño Alberto Cavalcanti y el realizador francés Marcel L’Herbier.